Con la llegada del frío, los resfriados y los virus aparecen de repente.

La aromaterapia nos puede ayudar a tratar los síntomas de patologías comunes en invierno como rinitis, tos, dolor de garganta, resfriados, mucosidad… Algunos aceites esenciales tienen también propiedades antiinfecciosas por lo que también pueden ayudar a tratar algunos virus e infecciones.
En invierno, algunos aceites esenciales nos ayudan a respirar, a abrir nuestras vías respiratorias y a mejorar la oxigenación, ayudando a evitar las infecciones como es el caso del pino, eucalipto, tomillo, menta, alcanfor y otros aceites esenciales nos producen sensación de hogar, relax y calidez como la canela.

En el caso de haber cogido una buena gripe de esas que te dejan los músculos atrofiados podemos ayudarnos con Gaulteria, un estupendo aceite esencial para relajar la musculatura y disminuir las contracturas.

En Ágave disponemos de un potente Preparado de Aceites Esenciales (P.A.E) Respira-Sana, una mezcla de aceites esenciales con menta piperita, romero, eucalipto y pino silvestre que aportan la energía necesaria para afrontar con fuerza los resfriados. Es una sinergia fuerte, donde su olor nos recordará a los bosques del norte de Europa, que ayudará a oxigenar nuestras vías respiratorias.

Este aroma es perfecto para empezar el día con energía o cuando sientas congestión nasal y principio de resfriado o catarro. También, es una buena mezcla para los días fríos de invierno en los que vas a salir a hacer deporte, notarás como se abren tus vías respiratorias y agudizan tus sentidos.

Pero también queremos mencionar un aceite esencial no-mentolado que puede ayudarnos contra los resfriados y es el caso del aceite esencial de Canela:


Es anti-infeccioso: el aceite esencial de Canela nos ayuda a luchar contra infecciones de todo tipo.

Es también antiviral, antifúngico y antibacteriano: es capaz de eliminar una amplia variedad de patógenos.
Antiséptico del ambiente: usado en difusión mediante difusores de aromas o quemadores de aceites con vela, nos ayuda a mantener un entorno libre de patógenos.